ISO 50001. Eficiencia energética

¿En qué consiste?
 
La Certificación de Sistemas de Gestión Energética es una útil herramienta que contribuye a mejorar la eficiencia energética de forma sistemática, apostando por la mejora continua e incrementando el aprovechamiento de energías renovables o excedentarias, así como al ahorro de energía y a la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero.

ISO 50001 representa lo último en cuanto a mejores prácticas internacionales en gestión de la energía, basándose en las normas nacionales y regionales existentes, así como en iniciativas.
ISO 50001 le ayudará a implementar los procesos necesarios para entender su uso de la energía, poner en marcha planes, objetivos e indicadores de eficiencia energética. Todo ello para reducir el consumo e identificar y priorizar las oportunidades, para mejorar el uso y el rendimiento de la energía.

 
¿A quién va dirigido?
 
ISO 50001 es adecuada para cualquier organización - sea cual sea su tamaño, sector o ubicación geográfica. Es de particular relevancia si trabaja en una industria con consumo intensivo en energía o frente a una regulación de emisiones de GEI u otra legisltation.
 
Beneficios que aporta
  • Reducir los costes energéticos a través de un enfoque estructurado para identificar, medir y gestionar el consumo de energía.
  • Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar el cumplimiento con la legislación actual o futura.
  • Conocer los objetivos de energía voluntaria y/u obligatorios de eficiencia o de gases de efecto invernadero (GEI), la legislación en reducción de emisiones y las expectativas de los interesados ahora y en el futuro.
  • Mejorar la seguridad en el abastecimiento de energía.
  • Entender su riesgo de exposición a la energía e identificar las áreas de la organización de mayor riesgo.
  • Mejorar el rendimiento del negocio.
  • Mayor productividad identificando y priorizando de manera sistemática las más rentables soluciones técnicas eficaces y que afectan al cambio de comportamiento para reducir el consumo de energía. 
  • Involucrar a la alta dirección.
  • Posicionar la gestión de la energía en la dirección como un tema clave de inversión en su organización.
  • Formalizar la política energética y los objetivos.
  • Crear el respeto a la política de gestión de la energía e integrar la eficiencia energética en el pensamiento de su organización.
  • Integración con sistemas de gestión existentes.
  • Alinear su sistema de Gestión de la Energía (SGE) con sistemas de gestión existentes para incrementar el beneficio.
  • Innovar.
  • Desarrollar oportunidades para nuevos productos y servicios ante un futuro en un mundo con restricciones en las emisiones de carbono.