Coaching ejecutivo: creando líderes

Blog » Coaching ejecutivo: creando líderes
Se entiende por coaching al acompañamiento de las personas y/o los equipos para conseguir un desarrollo de sus capacidades y conocimientos. Si bien su aplicación está indicada a todo tipo de trabajadores, lo cierto es que existe un tipo de coaching que está especialmente indicado para los jefes y directivos. Esto es lo que se conoce como el coaching ejecutivo.
 
El coaching ejecutivo puede ser una formación realmente amplia, mucho más de lo que algunos piensan. Habilidades directivas, capacidad de comunicación, gestión de equipos o adaptación al cambio son algunos de los temas que más se tratan a lo largo del proceso de coaching. Está claro que son muchos los beneficios que aporta el coaching ejecutivo pero, lo cierto, es que no todos los directivos son conscientes de la importancia que esta formación puede tener, tanto en su desarrollo profesional como en el rumbo de la empresa.
 
¿Qué aporta el coaching ejecutivo a una empresa?
Es normal preguntarse qué aporta una formación en coaching ejecutivo a una persona que ya desempeña puestos y labores de directivo. Lo cierto es, que pese a que ya se esté ejerciendo en el puesto, el coaching ejecutivo puede ayudar a mejorar sus capacidades profesionales y, por otra parte, puede ayudar a disipar ciertos enfoques miopes dentro de la organización que hacen que ésta no evolucione correctamente.
 
Son muchos los motivos por los que un directivo debería realizar este tipo de formación:
  • Cuando siente inseguridad.
  • Cuando ve que el resto de empleados no le apoyan en sus decisiones.
  • Cuando el ejecutivo no sabe escuchar y por ello genera problemas en la plantilla.
  • Cuando no sabe delegar o le cuesta mucho tomar esa decisión.
  • Cuando gestiona mal el estrés de los trabajadores y el suyo propio.
  • Cuando no motiva correctamente a sus compañeros.
  • Cuando necesita un cambio en su carrera profesional.
  • Cuando quiere saber adaptarse mejor a los cambios del entorno…
Estos son algunos de los motivos por los que un directivo puede decidir enfrentarse a un coaching. Una vez se deciden a realizar este entrenamiento, los beneficios que puede ver, tanto a nivel personal como a nivel empresarial, son muchos:
  • Consigue un mejor control de la situación, incluso de aquellas que son de estrés.
  • Consigue empatizar mejor con el resto de trabajadores, ya que puede manejar y entender mejor sus propios sentimientos.
  • Mejora su capacidad de comunicación. Ya no oye, sino que escucha y da libertad al equipo para poder expresarse, fomentando así la comunicación interna también.
  • Gestiona mejor los cambios.
  • Se convierte en una persona que fomenta y potencia las habilidades del resto del equipo.
Con todo esto lo que se consigue es que los jefes y directivos den un paso más allá, y se conviertan en líderes, líderes inspiradores y motivadores que ayuden a su equipo a sacar lo mejor de sí, líderes que ayuden a crear un mejor ambiente laboral de coordinación y avance mutuo, en el que tanto las empresas como los trabajadores estén en una relación de ganar-ganar. En definitiva, el coaching ejecutivo crea líderes cuyas tareas exceden a lo que se entendía por un jefe tradicional.