Gestión y control de sujeciones en mayores y personas dependientes

Gestión y control de sujeciones en mayores y personas dependientes
Durante años, la utilización de sujeciones en residencias de la tercera edad ha sido una práctica casi habitual.  El mayor control sobre las personas mayores o la intención de proteger al paciente, evitando que se haga daño o caídas,  han sido algunas de las razones esgrimidas para usar este tipo de cuidados.
 
El uso no justificado de sujeciones físicas en centros de la tercera edad es, sin duda,  una práctica deficiente que se ha derivado de la integración de estos sistemas en la vida diaria de los residentes. Para que las sujeciones se vean reducidas o sean inexistentes es necesario adoptar una nueva filosofía de trabajo donde se tome conciencia de la individualidad e independencia del paciente y se empatice con él.  
 
Eliminar las sujeciones en residencias de la tercera edad tiene numerosos efectos positivos en los pacientes, ya que se reduce significativamente el riesgo de una atrofia muscular o debilidad al estar sujeto en todo momento, se mejora el tono muscular del paciente y se trabaja en la movilidad, la coordinación y el equilibrio.
 
El uso abusivo de las sujeciones tiene también consecuencias psíquicas y anímicas en los pacientes. Las sujeciones les privan de autonomía, aflorando en el paciente sentimientos de dependencia, atrapamiento y aislamiento.  Es por ello, que un cuidado sin sujeciones aumenta la calidad de vida las personas mayores, les ayuda a frenar su deterioro cognitivo.
 
El curso pretende  transmitir una nueva filosofía de trabajo basada en un modelo de cuidado diferente, dotando a los profesionales de herramientas para la reducción y eliminación de sujeciones en los centros.